lunes, 14 de agosto de 2017

¡Idóneo! La experiencia de iniciar el trabajo docente lejos de casa

Después de la publicación de resultados, muchos docentes se alegraron por haber obtenido un resultado idóneo pero ¿Qué sigue? La asignación de la plaza o las horas, es decir, la ubicación en el lugar donde trabajarán. En algunos estados los maestros de reciente incorporación han recibido llamadas y correos electrónicos para presentarse y escoger (quienes tuvieron la oportunidad) o conocer la zona donde laborarán, que suele ser un lugar distante al municipio al que pertenecen. 

En más de una ocasión he escuchado a compañeros docentes quejarse por la lejanía del lugar donde trabajarán, he visto lágrimas, tristeza, negación e incluso es sabido que han habido maestros que en su momento renunciaron a la plaza con tal de no alejarse de sus casas. Y ha sido una verdadera pena ya que trabajar lejos de casa tiene varios aspectos positivos que enunciaré a continuación con la finalidad de alentar a los nuevos colegas:

Para muchos compañeros será la primera vez que vivirán fuera de casa. Lo cual enseña muchas cosas, desde aprender a economizar, debido a que el primer pago estando en el servicio ocurre varios meses después del inicio del ciclo escolar, hasta aprender a valorar a la familia y los amigos, sin duda es probable que se extrañen las comodidades de nuestro lugar de origen pero cierto es, que también se aprenderá a apreciar a las personas y el lugar donde se labora, aunque en primera instancia se suelan reconocer las carencias, sobre todo en infraestructura si se trata de una comunidad rural.

 Trabajar en un lugar lejano a nuestro hogar, permitirá conocer a nuevas personas, lugares (lo que hace posible sensibilizarnos respecto a la belleza de nuestro entorno), costumbres y tradiciones, lo cual nos permitirá apreciarlo, respetarlo e incluso formar parte de sus celebraciones. Además, he podido apreciar que en los lugares pequeños las personas suelen respetar, valorar y querer al docente de una manera que no ocurre en las grandes ciudades. También es común recibir el apoyo de los padres de familia y habitantes de la comunidad para entrar y salir de ella es decir, para conseguir transporte.

Por último, vivir lejos de casa permite reflexionar acerca de la verdadera vocación docente al poner a prueba la resistencia y la motivación para seguir pese a la lejanía de los seres queridos pero con la firme convicción de realizar el mejor trabajo posible con nuestros alumnos sean pequeños o jóvenes, es la labor que realizamos lo que nos motivará a acudir a nuestras escuelas con la mejor disposición. 

Felicito a quienes obtuvieron un lugar en nuestro sistema y les doy la bienvenida a este trabajo que va más allá de la satisfacción de haber obtenido un resultado idóneo ya que el verdadero trabajo y nuestra trascendencia se da con los alumnos, en nuestras aulas, escuelas y comunidades. 



2 comentarios:

  1. Es muy acertado el artículo, sin duda el primer contacto con tu lugar de trabajo tan lejos de casa te deja muy marcado como docente. Te permite valorar hasta la propia vocación debido a que de manera personal en esa ocasión ya no era practicante por lo que conoces como es el sistema educativo. En ocasiones recuerdo que había cosas que en la Normal no me lo habían enseñado pero tus mismos compañeros, director o supervisor te van apoyando a realizar. Creo que a pesar del impacto económico y social, lo que más agradezco de haber ido un poco lejos de casa son las nuevas experiencias de vida.

    ResponderEliminar

Tipos de relación padres-hijos y cómo aprovecharlo en el aula

Nos encontramos cerca de iniciar un nuevo ciclo escolar, con muchos cambios, mucha incertidumbre quizás, pero de lo que si podremos e...